Información crítica. Individualmente nadie es capaz de seguir toda la literatura publicada sobre un conjunto de temas y ni siquiera sobre un solo tema. El servicio de información crítica, para un público de mediana cultura o que se inicia en la vida cultural, de todas las publicaciones sobre el grupo de temas que más le pueden interesar, es un servicio obligado. Así, como los gobernantes tienen una secretaría o una oficina de información que periódica y diariamente los tienen al tanto de todo lo que se publica y que es motivo de su interés, así también una revista lo hace con su público. Fijará su tarea, la limitará, pero éste será su objetivo; ello torna indispensable que exista un cuerpo orgánico y completo de informaciones, limitado pero completo. Las síntesis no deben ser casuales e irregulares, sino sistemáticas y siempre deben estar acompañadas de "resúmenes" retrospectivos sobre los temas más esenciales.

Una revista, como un diario, como un libro o como cualquier otro modo de expresión didáctica que se ha proyectado teniendo como objetivo un determinado medio de lectores, oyentes, etc., de público en general, no puede contentar a todos en la misma medida, ser igualmente útil a todos, etc.: lo importante es que sea un estimulo para todos ya que ninguna publicación puede sustituir al cerebro pensante o determinar ex novo intereses intelectuales o científicos donde sólo existe interés por la charla de café o se piensa que se vive para divertirse y pasarla bien. Por eso no debe preocupar la multiplicidad de las críticas; además, esa multiplicidad de críticas es una prueba de que se está en buen camino; cuando, por el contrario, el motivo de crítica es único, se debe tener en cuenta: 1) que puede tratarse de una deficiencia real; 2) que puede haber un error en la apreciación de la "media" de los lectores y entonces podría ocurrir que se esté trabajando en el vacío, "para la eternidad".

www.gramsci.org.ar